NUESTRA HISTORIA

CIEN AÑOS DE HISTORIA EN LA COCINA

Somos una empresa familiar
con más de un siglo de trayectoria.

El tiempo nos ha permitido atesorar una experiencia que, en la actualidad y junto con el uso de las tecnologías más modernas, nos ha convertido en una marca conocida en el mundo por la alta calidad y fiabilidad de nuestros productos, realizados como antaño pero perfectos para el presente. Somos una empresa dinámica que trabaja en Europa y fabrica una gran variedad de cocinas, termococinas, estufas y termoestufas de leña, y campanas extractoras. Somos una empresa valiente, formada por personas ilusionadas que persiguen sus objetivos con responsabilidad y perseverancia. Somos conscientes de que Rizzoli no es solo una marca, ya que llevamos cien años demostrando quiénes somos y cómo trabajamos.

Rizzoli se fundó hace más de 100 años en la Val di Fiemme, junto a los imponentes y majestuosos montes Dolomitas, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.
AYER

Rizzoli, fundada en 1912 por el herrero y cerrajero Carlo Rizzoli, nació como pequeño taller artesano situado en pleno centro histórico de Cavalese.

Al principio se dedicó sólo a la fabricación de cocinas de leña al estilo tradicional de los Dolomitas y con el paso del tiempo la empresa amplió sus horizontes con cocinas de líneas cada vez más modernas y personalizadas bajo la dirección de Ezio Rizzoli, hijo de Carlo. En 1980 de empresa artesana se convirtió en una pequeña industria, trasladando la sede a las afueras de Cavalese. Poco después, pasó a manos de los nietos, Carlo y Giulio. Son ellos quienes completaron la transformación de Rizzoli en empresa a la vanguardia del sector con intereses económicos en media Europa. A la producción de cocinas de leña, articulada en varias familias con características específicas, se sumó la producción de termococinas, estufas, termoestufas y campanas extractoras,

contando con instalaciones modernas a la vez que integradas en su entorno.
HOY

Rizzoli mira al futuro desde hace cuatro generaciones

Con el éxito de Rizzoli surgió rápidamente la necesidad de espacios de producción más amplios y en 2014 la sede se trasladó a San Lugano, en el Municipio de Trodena (BZ), en el Parque Natural Monte Corno. En la actualidad, las instalaciones cuentan con una estructura moderna y bien integrada en el entorno, construida casi íntegramente con materiales reciclables. En un área de 25.000 m2, destacan los departamentos neurálgicos de la empresa: diseño, producción y exposición.

Recientemente se ha iniciado la andadura hacia el segundo centenario de la empresa. Con la cuarta generación, la familia Rizzoli mira hacia el futuro con la misma filosofía y pasión que su fundador, Carlo Rizzoli. Cien años de historia de una marca que se ha convertido en un símbolo de calidad en la cocina.

NUESTROS VALORES

Nuestros valores
desde hace más de 100 años

En la actualidad, Rizzoli es una empresa innovadora con la misma pasión que tenía en el histórico taller artesano en el centro histórico de Cavalese.

ver el vídeo
ˆ